Estructura de los paneles solares

Los paneles solares no son más una promesa sino que forman parte de nuestra vida cotidiana actual, aunque es cierto que las instalaciones fotovoltaicas son difíciles de divisar en Sudamérica, su expansión se está llevando a cabo en Europa y promete llegara al nuevo continente pronto. Es que el uso de una energía limpia, inagotable y económica es beneficioso para toda la humanidad, evitamos de esta forma agotar fuentes como el petróleo y demás combustibles fósiles pagando por una similar energía costos iniciales pero no de producción o mantenimiento. Pero para obtener estos beneficios necesitamos de instalaciones específicas, conocidas con el nombre de paneles solares o módulos solares; estos son dispositivos que, a partir de una radiación, originan energía eléctrica en condiciones de ser aprovechada por el ser humano.

Funcionamiento y componentes del panel solar

estructura-paneles-solaresLa estructura de los paneles solares está compuesta, entre otras cosas, por: un generador solar, un acumulador, un regulador de carga y un inversor (opcional); el primero es un conjunto de células solares fotovoltaicas que captan la radiación luminosa procedente del sol para luego transformarla en corriente continua a baja tensión.

Los acumuladores son los que almacenan la energía producida por el generador y nos da la posibilidad de utilizar dicha energía almacenada en los días en donde existe una radiación muy bajo o directamente no se hace presente el sol. El regulador de carga, como su nombre lo indica, se encarga de evitar que se produzcan sobrecargas o descargas excesivas en el acumulador, si esto ocurriese se producirían daños irreversibles; otra de sus particularidades es asegurar de que el sistema trabaje siempre en el punto de máxima eficiencia.

estructura-interna-panel-solar

El inversor, es de uso opcional, transforma la corriente continua de 12 ó 14 V que se encuentra en el acumulador, en una corriente alterna de 230 V. Las estructuras de los paneles solares están preparadas para cumplir todas las funciones relacionadas con la energía solar, es por esto que es posible utilizarlos para alimentar sistemas de calefacción o de agua de uso doméstico; las estructuras de estos paneles solares se confeccionan además con el propósito de convertir la energía captada en energía térmica utilizando colectores que se llenan de agua y absorben el calor. En cuanto a la calefacción, podemos utilizar la energía solar a través de un sistema de suelo radiante; teniendo en cuenta de que las estructuras de los paneles carecen de partes móviles y que las células como los contactos están encapsuladas en una robusta resina sintética, aseguramos que su vida útil supera los 30 años, por ende esta inversión termina por amortizarse sin problemas. Los paneles están protegidos en su cara exterior por vidrio templado lo que le permite soportar las adversas condiciones meteorológicas tales como abrasión, hielo, cambios bruscos de temperatura o impactos de granizo, podemos comprobar esto lanzando una bola de hielo de grandes dimensiones y sólida consistencia al centro del cristal y notaremos que éste no se dañará.

Mantenimiento del panel solar

Como todo artefacto tecnológico, las estructuras de los paneles solares necesitan de mantenimiento pero éste es mínimo y muy sencillo; es conveniente hacer una inspección general 2 veces al año para asegurarnos de que las conexiones entre paneles y el regulador se encuentren bien ajustadas y libres de la corrosión; en ocasiones la acción de la lluvia elimina la necesidad de limpiar los paneles. Con respecto al regulador, podemos asegurar que las averías que pueden llegar a producirse en el son muy escasas; por eso lo único que debemos realizar son operaciones simples tales como observar su estado y funcionamiento, comprobar la conexión y el cableado, vigilar los valores del voltímetro y amperímetro para cerciorarnos del índice de comportamiento. Dentro de todas las estructuras de los paneles solares, el que requiere mayor atención es el acumulador; lo que debemos hacer aquí es comprobar el nivel del electrolito cada 6 meses, éste debe mantenerse entre los márgenes de “máximo y mínimo”; luego se debe comprobar el estado de las terminales de la batería, limpiarse los posibles depósitos de sulfato y cubrir con vaselina neutra todas las conexiones.

Placas solares

 

 
 
 
(C) Instalación de energía solar - los artículos aquí publicados se hallan debidamente registrados