Suelo solar

 

El suelo solar es algo similar a lo que comúnmente se conoce como losa radiante. El suelo solar consiste en la utilización de energía solar con el fin de calefaccionar un ambiente a través del suelo. Pero, ¿cómo funciona un equipo de estos?

suelo solarpara exterioresEl funcionamiento del suelo solar es bastante similar al de la losa radiante. El equipo consta de varias partes: una parte fundamental son los paneles solares. Estos son los que recolectarán la energía solar y la transformarán en energía eléctrica. Otro componente importante es el contenedor de agua. Este contenedor es el lugar en el que se almacena el agua que luego correrá por los caños caliente y calentará el ambiente a través del piso. Los paneles solares y el contenedor se encuentran conectados y este segundo lugar es donde el agua se calienta. El agua caliente luego empieza a circular a través de los caños, calentándolos e irradiando calor hacia la superficie. El método del suelo solar es ampliamente elegido como opción de calefacción, debido a que nos permite hacer un gran ahorro energético. En el invierno tener nuestros ambientes a una temperatura ideal es algo que tendremos que realizar todos los días, por lo cual el gasto de electricidad será permanente. Si podemos calefaccionar a través del suelo solar, entonces nuestro consumo energético a partir de una fuente tradicional menguará bastante.

En el caso del suelo solar tendremos que tener poder ubicar los paneles y el contenedor de agua lo más cerca posible. Esto tendrá que ser en una terraza o algún lugar donde podamos obtener gran cantidad de sol. Cuanto menos largas sean las conexiones más podremos ahorrar en la instalación y más eficiente será el sistema. Asimismo, es importante que las cañerías que circulan a través del piso se encuentren en buenas condiciones, de modo que el agua pueda fluir sin problemas y que no haya filtraciones en el piso. Aunque el suelo solar es un sistema realmente efectivo, si las cañerías del piso pierden, el mismo se daña rápidamente y a veces de manera irreversible. Si utilizamos, por ejemplo, parquet, este se dañará fácilmente con el agua, por lo cual tendremos que chequear las condiciones de las cañerías antes de instalar el sistema. Esta aclaración la hacemos debido a que en gran parte el suelo solar se instala utilizando las cañerías de lo que antes era losa radiante, armando un nuevo sistema. En caso de colocación de suelo solar completamente nuevo no tendremos que preocuparnos por las condiciones previas de los caños.

   

Funcionamiento regulable

 

suelo solar tipo luminosoUna de las ventajas que tiene el suelo solar es que nos da la posibilidad de regular la temperatura a la cual queremos nuestros ambientes regulando la intensidad con la que se calienta el agua del contenedor. Muchas veces cuando utilizamos losa radiante tradicional, la regulación de la misma se realiza a un nivel central dentro del edificio, y no a nuestro gusto. Muchas veces los ambientes se calientan demasiado y la sensación no es agradable.

Se genera una diferencia térmica realmente importante entre el interior y el exterior y el cambio puede resultar muy brusco cuando salimos a la calle. Por eso, más allá del ahorro energético, tener nuestro propio suelo solar nos da grandes posibilidades de independencia en la regulación térmica de nuestros ambientes. Muchos se preguntan, ¿pero dónde colocaremos los paneles solares en caso de tener un departamento? El requisito mínimo para el establecimiento de este sistema en un departamento es tener un balcón con sol. Aquí podremos colocar los paneles (los cuales para suelo solar doméstico no serán muchos) así como también el recipiente contenedor. Sin estas características básicas del lugar un equipo de este tipo será complicado de instalar.

Una desventaja del suelo solar, es que la calefacción es ampliamente utilizada en invierno y esto coincide con los meses de menos radiación solar, por lo que cuesta más obtener energía eléctrica a través del sol.

Por esta razón será importante graduar el consumo de energía que realizamos, y no poner el sistema al máximo, debido a que esto por lo general es demasiado para templar un ambiente, y nos hace gastar dinero de manera innecesaria. Más allá de todas las ventajas propuestas anteriormente, el suelo solar es además ideal debido a que es un medio de calefacción muy amigable con el medio ambiente. Al utilizar agua y no largar gases tóxicos el aire dentro del ambiente es puro y la capa de ozono no se ve afectada. Además este es un método seguro, no tendremos problemas como aquellos a los que nos enfrentamos por las filtraciones de gas o las estufas sin tiro balanceado. Como vemos, las ventajas de este sistema son muchas. Por esta razón el mismo es elegido cada vez más para la calefacción doméstica. Aunque inicialmente instalar suelo solar pueda ser un poco más caro que poner una estufa, a la larga la reducción en la consumo energético realmente lo justificará.