Sistemas de calefaccion solar

 

Los sistemas de calefacción son muy diversos pero en los últimos años se han desarrollado equipos que funcionan a base de energía solar, éstos no poseen un gran auge actualmente pero se estima que en los próximos 5 años su uso como su producción se habrá, al menos, duplicado.

Los sistemas de calefacción de energía solar se basan en un solo concepto: utilizar la energía proveniente del sol para poder convertirla obteniendo así una fuente de abastecimiento para los diferentes radiadores y calderas; la producción de agua caliente para calefacción solar, de a poco, se está convirtiendo en una alternativa firme para aprovechar la energía renovable. Pero antes de optar por alguna forma de climatización para climatizar nuestro hogar, existen varios factores que debemos tener en cuenta, entre ellos, el más importante: el sistema utilizado para transmitir el calor en la dependencia.

Tipos de sistemas

sistemas-calefaccion-solarLos sistemas de calefacción solar se dividen básicamente en 3 tipos: fancolis, radiadores y suelos radiantes; el primero consiste en una instalación de calefacción con un equipo que produce agua fría o caliente, situado en el exterior de la vivienda o estancia.

Posee ventiloconvectores distribuidos por las habitaciones de la casa y una red de tuberías de agua la cual tiene como función conducir el agua desde el equipo hasta los fancolis. Los radiadores, por su parte, son sistemas de calor que trabajan a altas temperaturas pero en el caso de los radiadores solares, estos últimos trabajan a bajas temperaturas, es decir, inferiores a 45ºC; por este motivo la calefacción por radiadores puede ser aprovechada por un sistema solar de calefacción y no por un sistema térmico. Los radiadores se ubican en las salas que se desea climatizar mientras que en el exterior colocamos un panel o módulo fotovoltaico el cual captará la energía proveniente del Sol y la convertirá en corriente alterna para alimentar la caldera que hace funcionar a los radiadores.

Aquí podemos elegir entre dos opciones, la más conveniente es la que incluye un acumulador; aquí, el sistema de calefacción solar funciona durante el día acumulando calor y emanándolo en pequeños períodos; el segundo sistema es el que carece de acumulador y por ende su gran desventaja radica en que no puede ser utilizado en días nublados o durante la noche. Por último, uno de los sistemas más innovadores es el de suelo radiante; este tipo de calefacción brinda un mayor nivel de confort dentro de una vivienda; consiste en una red de tuberías enterradas en el suelo o techo por donde circula agua a alta temperatura.

Entre las ventajas más conocidas señalamos que climatiza por radiación solar sin levantar polvo ni microorganismos, no seca el aire  y mantiene los pies calientes mientras respiramos aire fresco. La distribución de temperaturas que se consigue en el ambiente es homogénea, es así como no se desaprovecha energía; su principal dificultad es la obra que se debe llevar a cabo para su instalación, por eso se recomienda sólo para construcciones en proceso.

   

Calefaccion solar hoy

 

sistema-calefaccion-solar-casaLos sistemas de calefacción empezaron a tener su auge en España, esto se debe a que dicha nación posee una ubicación geográfica privilegiada con respecto a las horas de Sol; en Europa las instalaciones de calefacción solar son frecuentes en familias de clase media y en áreas rurales en donde las extensiones de red eléctrica no son suficientes.

Un hogar compuesto por cuatro personas puede ahorrar €600 anuales si utiliza este sistema de climatización; en Latinoamérica no existen empresas actualmente que fabriquen en masa paneles fotovoltaicos o productos solares pero los gobiernos ya empezaron a subvencionar algunas actividades relacionadas a esta área.

Como consejo decimos que un sistema de calefacción solar debe estar complementado por otro sistema convencional de apoyo para evitar carecer de calefacción durante los períodos de baja radiación solar, la utilización de este tipo de calefactores nos otorga, entre otras ventajas, un fácil mantenimiento, una gran reducción en los gastos de combustible, la utilización de una energía limpia y la no dependencia energética de terceros.  Cuando se eliminen los obstáculos de instalación y producción, la energía solar será una de las principales fuentes de calefacción.