Radiacion solar

 

La presencia del sol ha sido divisada desde que el ser humano ha habitado en esta Tierra, sus características ahondaron en los más célebres artistas y científicos como también en muchas civilizaciones las cuales consideraban al Sol como un Dios.

radiacion-solarTodos nosotros nos maravillamos con su presencia y es que, con el correr de los años, avprendemos nuevas propiedades que nos dejan anonadados; una de ellas se vincula con la radiación solar. El Sol es una fuente de energía que recién, hace pocos años, empezamos a aprovechar; diversos expertos en astronomía y científicos trabajaron en conjunto para encontrar un buen uso de la energía proveniente de la radiación solar, es así como nacen los productos solares.

Pero ¿Qué es realmente la radiación solar?; entendemos por esta como el conjunto de radiaciones electromagnéticas emitidas por el astro rey; éste posee un comportamiento similar al de un cuerpo negro que emite energía a una temperatura de 6000 K. Podemos encontrar distintos tipos de radiaciones, las más conocidas son las de tipo infrarrojo y las ultravioletas; pero es necesario aclarar que no toda la radiación solar alcanza la superficie de la Tierra, por ejemplo, las ondas ultravioletas más cortas son absorbidas por los gases de la atmósfera, en especial por el ozono.

   

Generalidades

 

radiacion-solar-ultravioletaCon el paso del tiempo la actividad del Sol ha cambiado como también lo han hecho otras características del medio ambiente, por ejemplo, podemos asegurar, que la cantidad de radiación solar durante los momentos de baja actividad del Sol se incrementó desde los años 70’ hasta el día de hoy en un %0,05 por cada década.

Este es un resultado arrojado por científicos de la N.A.S.A. quienes aseguran que la Tierra podría afrontar un cambio significativo en el clima si esta tendencia continúa, la diferencia encontrada en la radiación solar durante los últimos 24 años es de %0,01 y aunque este dato no significa que estemos en presencia de un notable cambio climático, una acumulación de altos niveles podría acelerar dicho proceso. La concientización es muy importante si queremos proteger el medioambiente; no es mera coincidencia de que el efecto invernadero cause estragos; el desarrollo de productos a base de energía solar es lo que, los expertos dicen, nos librará de este mal. Con el uso de artefactos que basen su funcionamiento en energía solar se evitará la contaminación y los agentes que producen efectos negativos en el entorno; los paneles solares, placas solares, los sistemas de calefacción solar, los calentadores solares y demás objetos son igual o más eficientes que los que utilizan combustibles fósiles, contribuyen al la preservación de la naturaleza y además, nos significa un considerable ahorro económico.

La radiación solar ultravioleta

Durante mucho tiempo hemos escuchado hablar de la radiación solar ultravioleta, o en términos más cortos “los rayos ultravioletas”, estos forman parte de la radiación solar pero poseen sus propias características. La radiación solar ultravioleta es una parte de la energía radiante del Sol y se transmite en forma de ondas electromagnéticas en cantidad casi constante; su longitud de onda varía de 100 mm y 400 mm constituyendo la porción más energética del espectro electromagnético el cual, a su vez, incide en la superficie terrestre. La radiación solar ultravioleta es la que más incide en las condiciones climáticas, en el equilibrio del planeta y en el balance energético; podemos clasificarla en: tipo A, tipo B, y tipo C.

La primera posee una longitud de onda que fluctúa entre 320 y 400 mm, no es retenida por la atmósfera por ende, alcanza toda la superficie terrestre; la segunda posee una longitud de onda de 280 a 320 mm, es bloqueada en su mayoría por el ozono y el oxígeno de la atmósfera. Por último, la de tipo C, tiene una longitud de onda de entre 100 y 280 mm, ésta es retenida completamente en la región externa de la atmósfera y nunca llega a alcanzar la superficie de la Tierra.

La radiación ultravioleta no posee efectos dañinos únicamente como muchos asumen, actualmente se han determinado varios de sus beneficios: disminuye la presión sanguínea, mejora la respuesta muscular, reduce el colesterol de la sangre, estimula las terminaciones nerviosas, la respiración y la capacidad de trabajo cardiovascular, entre otras.