Calefacción radiante solar

 

El uso de energías sustentables, es un tema que atañe a todos, para ello es fundamental que conozcamos cómo se lleva a cabo el aprovechamiento de estas, como por ejemplo la energía solar, que es de lo que estamos refiriéndonos en este capítulo, y todos a estas alturas sabemos que la aplicación de energía solar para la calefacción es uno de los más usados, y para ello el método más adecuado es la calefacción radiante solar, que es del tema que hablaremos en el presente artículo.

calefaccion radiante solar para la familiaPara hablar de calefacción con el aprovechamiento de la energía solar, el mejor es con el método de losa radiante, porque de manera muy sencilla, se hace circular el agua por los tubos que pueden estar en el techo losa o directamente en el suelo, a una temperatura de cuarenta grados centígrados, con lo cual las habitaciones de suelos radiantes se calefaccionan de inmediato. Para tener una idea de la temperatura a treinticinco o cuarenta grados tenemos que pensar en el agua de la ducha que no sobrepasa esa temperatura.

La calefacción radiante solar, es la elegida en las zonas más frías del mundo, en la que se deben además contar con otros sistemas integrados de calefacción, puesto que las temperaturas extremas en el invierno pueden sobrepasar los diez grados bajo cero. Para la instalación de la calefacción radiante solar, se necesitan instalaciones y materiales a colocar en ellos, y dependiendo de la superficie del lugar esto puede significar bastante dinero, pero ¿se imaginan la cantidad de pesos que nos ahorraremos en calentar esos ambientes durante las frías noches del invierno?, es realmente mucho el ahorro que suponen el uso de estos sistemas.

   

Múltiples ventajas

 

calefaccion radiante solar en la casaLas ventajas de tener calefacción radiante solar son muchas, y una de ellas es el confort que sentiremos en invierno, cuando con un simple acto de encender la caldera a energía solar, tendremos en minutos la habitación perfectamente calefaccionada. Es un calor sano, por no emitir gases tóxicos al ambiente de nuestro entorno, por lo tanto tampoco daña el medio ambiente, es muy económico, ya que los gastos de electricidad se reducen a cero, también el mantenimiento es cero. Este sistema es ideal para viviendas familiares en las que hay niños y acianos, en las que es imprescindible contar con un buen sistema de calefacción.

Si la calefacción radiante solar, es comparada con la calefacción mediante los radiadores convencionales a gas, seguramente gana en muchos aspectos, por ejemplo el precio de las facturas que en el primer caso es nulo el gasto, mientras que con el sistema de gas natural las facturas suben cada invierno, las emisiones de gases tóxicos en el primer caso son nulas, mientras que en el segundo, pueden traer serios inconvenientes si no contamos con una ventilación adecuada, además durante los inviernos muy fríos, suelen escasear el suministro de gas natural, por la cantidad de calefactores convencionales encendidos durante largas jornadas, y en la calefacción radiante solar, es siempre el mismo según la radiación recibida.

Tampoco ocupa espacio por que se coloca en el suelo debajo del revestimiento de los pisos, o en los cielos rasos, por ductos. Y en el caso de contar con las estufas debemos dejar el lugar para estas, que si las emisiones de gas son malas, hasta nos manchas las paredes de dentro y fuera de las viviendas, dando un aspecto realmente desagradable. Si lo que desean es saber a cerca del esquema de instalación, en principio explicaremos que se trata de agua caliente que pasa a través de tubos calentados por la energía solar, (circuito de calefacción), mediante los paneles solares, que son los encargados de absorber toda esa energía, almacenarla, y transmitirla en donde se la necesita.

Una de las desventajas de la calefacción radiante solar, es que la instalación suele ser más costosa si pensamos en una estufa a gas, por ejemplo, y que los profesionales se pueden demorar más de dos o tres días en hacerlo, además en los días en los que el sol no se asoma por estar nublado inclusive lloviendo, el sistema comienza a necesitar otro de apoyo para evitar que las habitaciones se enfríen, no obstante para que el sistema realmente se anule se necesita más de tres días sin sol, puesto que es ese el período de alcance del almacenamiento del calor solar. Además de los tubos para el aprovechamiento del calor del agua por el sol, se deben colocar en los suelos, un mallazo aislante para proteger ese calor, y permitir que se acumule por varias horas más, como por ejemplo las ocho o nueve horas de la noche en la que no hay sol, y el sistema trabaja con el almacenamiento. Por eso además de la compra de los elementos, y materiales para aprovechar esa energía, se necesitan profesionales que hagan el trabajo de la instalación, esto es muy importante para evitar errores, y aprovechar al máximo. Las empresas que se dedican a ello, publican en la Web sus trabajos, con fotografías de trabajos anteriores y con la garantía que nos hace falta.